Dios No Tiene Favoritos, Tiene íntimos By Marcos Brunet